15.3 C
Temuco
23 abril 2024
spot_imgspot_img

INDH advierte falta de enfoque rural y de género en respuesta del Estado para reconstruir zonas afectadas por incendios forestales

«Hay muchas viviendas aún sin luz eléctrica y sin agua. No están todas las condiciones y es porque el Estado no ve la ruralidad», dijo Consuelo Contreras tras recorrer las regiones de Biobío y Ñuble durante tres días.

«La situación de las mujeres, sobre todo de las que son jefas de hogar, pero no son propietarias y tienen hijos a su cuidado, no tiene ningún dispositivo de respuesta», añadió luego de concluir su trayecto.

El INDH elaborará un informe con los antecedentes recabados en este trabajo en terreno que luego entregará con una serie de recomendaciones tanto a las autoridades regionales como nacionales.

 

La directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Consuelo Contreras, indicó que la respuesta del Estado a las personas afectadas por los incendios forestales en Biobío y Ñuble carece de pertinencia rural y no tiene enfoque de género. Estas son las conclusiones más relevantes expuestas por Contreras tras recorrer por tres días las zonas más dañadas por los siniestros durante el verano recién pasado y en la cual fue acompañada por los equipos de las respectivas sedes regionales del instituto.

«Hay cosas que nos preocupan», señaló la directora del INDH al finalizar su recorrido en la ciudad de Chillán. Si bien pudo constatar que, en promedio, la instalación de viviendas ha sido adecuada, tiene un «lado oscuro». Contreras recordó que «los incendios afectaron básicamente a la población rural y los dispositivos con que cuenta el Estado están pensados para la ciudad, el espacio urbano, no para el espacio rural. Por ejemplo, las viviendas de emergencia estaban pensadas para conexión a alcantarillado, no para una fosa», indicó.

La directora recorrió la Región del Biobío, donde se reunió con autoridades y visitó zonas de Santa Juana y Nacimiento, donde ocurrieron los incendios más importantes. Luego, pasó a la Región de Ñuble, principalmente en la comuna de Coelemu, que fue una de las áreas donde empezaron los siniestros durante la pasada temporada estival. Su visita permitirá examinar si hay vulneraciones de parte del Estado en su respuesta a la tragedia y con la información reunida elaborar un informe con recomendaciones para la autoridad nacional y local.

La falta de pertinencia rural, dijo la directora, ha retardado la instalación de luz y agua potable. «Hay muchas viviendas aún sin luz eléctrica y sin agua. No están todas las condiciones y es porque el Estado no ve la ruralidad. Sólo piensa en lo urbano», indicó. «En la emergencia se nota la disociación que hay del Gobierno central con la ruralidad. Este es un país en que puede que para las estadísticas la realidad rural sea poca, pero existe y es importante para el país», explicó.

La directora del INDH también señaló que los planes de reconstrucción que se encuentra impulsando el Estado tienen «absoluta falta de enfoque de género. La situación de las mujeres, sobre todo de las que son jefas de hogar, pero no son propietarias y tienen hijos a su cuidado, no tiene ningún dispositivo de respuesta. Hay que ser propietario para la reconstrucción de la vivienda. Para que entreguen una vivienda de emergencia y después para postular al subsidio para la vivienda definitiva», detalló.

Apoyo financiero y cesantía

Durante el recorrido, Contreras también detectó que la sostenida distribución de alimentos y otros artículos para el hogar no ha tenido un correlato respecto de ayudas económicas para todo tipo de emprendimientos. «Muchas familias no sólo perdieron sus casas, sino su trabajo. Se quemaron campos, medianas y pequeñas industrias y no hay respuesta rápida ante eso. No surgen dispositivos a los que la gente pueda acceder rápidamente. No está el BancoEstado puesto en el campo para poder dar créditos blandos o la Corfo para poder dar algunos beneficios a los pequeños y medianos productores o industriales», dijo.

De acuerdo con su estimación, es probable que la cesantía crezca fuertemente durante este período. «Con el incendio fue imposible realizar el trabajo de las cosechas, de temporeros, y sabemos que los temporeros viven del trabajo que hacen en el verano. No sabemos cómo van a sobrevivir durante este tiempo y no hay respuesta frente a eso», señaló. «En el campo existe mucho trabajo informal y no hay respuestas para ese trabajo informal», añadió.

«Si bien hay una parte que ha funcionado relativamente bien y rápido, hay otra parte que va demasiado lento y tendrá efectos en el corto y mediano plazo», añadió la directora del INDH. Además, dijo que la respuesta de la autoridad aún está «al debe, sobre todo en la Región de Ñuble. Es una región nueva. A las autoridades parece que les falta un poco más de rodaje. Y se requieren respuestas mucho más rápidas, dispositivos y alternativas que den respuesta a los problemas reales», concluyó.

spot_img

Subscribete a Nuestro Boletín

Últimas Informaciones

Subscribete a Nuestro Boletín

spot_img

Últimas Informaciones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí